7 mil millones de euros, el problema de la deuda del Ayuntamiento de Madrid

[21-11-2010]

El Alcalde de Madrid se reunió la pasada semana con el
presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pero salió sin
cumplir su objetivo de que el presidente aceptara su plan para
refinanciar la deuda del consistorio madrileño pidiendo más créditos a
los bancos. La ciudad de Madrid tiene 7 mil millones de euros de deuda,
la mayor de todos los municipios españoles.

Tras una hora y media de reunión Zapatero dijo “no” a casi todas las
peticiones de Gallardón. La más importante poder refinanciar el 80% de
la deuda que vence al final de año y que supone unos 200 millones de
euros. Sólo aceptó que el Ayuntamiento se subrogue los 2.300 millones de
deuda de la Sociedad Calle 30, con lo que el consistorio se ahorrará
100 millones de euros al año en pago de IVA y seguros.

El Alcalde de Madrid no escondió su enfado con el Gobierno central,
pero sigue sin hacer autocrítica por la forma en la que su Ayuntamiento
ha llegado a tener una de las mayores deudas de un municipio en toda
Europa.

Además, el Alcalde responsabiliza al Gobierno de no pagar en plazo a las empresas proveedoras.

Por su parte, el presidente de la Federación de Municipios y
Provincias, el socialista y alcalde de Getafe, Pedro Casto, dijo que los
ayuntamientos tienen que arrimar el hombro en estos momentos de crisis,
y ha respaldado que el Gobierno no permita a Madrid refinanciar la
deuda. Para Castro, en los últimos 3 años los ayuntamientos han tenido
más dinero que nunca. Además, dice que no todos tienen los mismos
problemas de financiación. Pedro Castro señala que sólo unos pocos como
Madrid, Valencia y Málaga están sobre-endeudados.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento, David Lucas, dijo que la
culpa de la deuda de la ciudad recae únicamente en el alcalde. El otro
grupo municipal, Izquierda Unida, critica la política de obras
faraónicas del alcalde Gallardón, pero también reclama al Gobierno de
Zapatero que cumpla su promesa de realizar un pacto de financiación
local.

Además, las deudas del consistorio madrileño empiezan a ahogar a
pequeñas y medianas empresas que sufren la morosidad. En algunos casos,
como las empresas de limpieza, los retrasos de los pagos llegan ya a los
10 meses. Jardineros, barrenderos o empleados en la recogida de basuras
temen por sus sueldos.

Y por último, quién también entró en el debate de la deuda del
Ayuntamiento de Madrid fue la presidenta regional Esperanza Aguirre,
quien dio un consejo al alcalde para rebajar la deuda. Dice que el
ayuntamiento debería vender edificios públicos del consistorio. Con su
idea muchos entienden porqué una Asociación de Vecinos, como es el caso
de la Asociación Valle-Inclán, de Prosperidad ha sido desalojada de su
local, propiedad de la Comunidad de Madrid, para venderse.