Pueblos con encanto en la provincia de Madrid


La provincia de Madrid esconde en su interior numerosos rincones dignos de recibir una buena visita. Más allá de la gran urbe, en la provincia hay una buena cantidad de pueblos y rincones especiales. En este artículo hablaremos de algunos de esos pueblos y lugares que merecen ser visitados, hay muchos más, pero no podemos abarcarlos todos. Los pueblos madrileños más bonitos están esperando al visitante inquieto, a aquel que no se conforma con las luces de ciudad.

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL

El bonito pueblo de San Lorenzo de El Escorial combina referencias artísticas cerca de su monasterio, que es la estrella del lugar, un coloso monumental proclamado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y obra cumbre del estilo herreriano. En el grupo de calles y plazas apretadas del pueblo es viable hallar varias terrazas y sitios de comidas con hermosos rincones típicos.

Cuando visites San Lorenzo del Escorial no debes dejar de visitar el monasterio, una auténtica joya arquitectónica mundial. Tampoco debes olvidar subir hasta la silla de Felipe II y sentarte en ella, gozando de la panorámica que se observa desde la misma. Y tras este paseo, lo propio es que no te olvides de comer el habitual cocido de charolés.

ALCALÁ DE HENARES

La ciudad que vio nacer a Miguel de Cervantes Saavedra encanta por su casco viejo plagado de calles de piedras que conducen hasta el atractivo de sus torres, campanarios y espadañas, coronadas siempre por nidos de cigüeñas, en un grupo que fué proclamado Patrimonio de la Humanidad. La presencia de Alcalá de Henares está íntimamente relacionada a la facultad establecida por Cisneros.

En Alcalá de Henares no debes dejar de:

  • Conocer la capilla de San Ildefonso, dentro en la facultad, y mausoleo de individuos como Antonio de Nebrija o nuestro Cisneros.
  • Realizar un recorrido por la plaza de Cervantes, corazón de esta ciudad.
  • Tomar unas tapas por la atractiva calle Mayor.

PATONES DE ARRIBA

En el nordeste de la sierra de Madrid podemos encontrar uno de los pueblos con más encanto: Patones de Arriba. Dentro del propio concejo de Patones, podemos encontrar un espacio idílico, caracterizado por la arquitectura negra.

Así, la pizarra negra es la atracción principal de este pueblo, un material que se utilizaba anteriormente y que se sigue usando aún. Las creaciones de Patones de Arriba se aprovecharon, desde su creación en el siglo XVI, de las distintas laderas de la montaña, creando un pueblo exclusivo de tradición ganadera, donde aún se tienen la posibilidad de ver sus cochiqueras, de esta forma como sus eras, tinados y arrenes.

Otros sitios que puedes observar en Patones de Arriba son la Iglesia de San José o el Acueducto del Canal de Isabel II.

RASCAFRÍA

Rascafría está en el Valle de Lozoya, en el noroeste, en un paraje natural exclusivo de la Red social de Madrid, dentro del Parque Natural de Peñalara, donde está el pico más prominente de toda la Comunidad.

Muy cerca, en el mismo término municipal puedes gozar del bosque de Finlandia o de espectaculares piscinas naturales, además de rutas senderistas que empiezan desde nuestro pueblo.

Dentro del propio pueblo, logramos hallar varios sitios de interés para conocer, como entre otras cosas su ayuntamiento, de estilo neomudéjar, la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol, del siglo XV, o La Gran vivienda del siglo XIV. Muy cerca de este pueblo con encanto tenemos la posibilidad de conocer el Monasterio de Santa María del Paular, que empezó a crearse a finales del siglo XIV, un sorprendente edificio de estilo gótico y barroco, el Puente del Perdón o las Serrerías Belgas.